En el siguiente artículo de Basic Farm sobre la desinfección y limpieza, compartiremos información sobre qué son los detergentes alcalinos y cómo elegir el correcto para tu industria.

¿Qué son los detergentes alcalinos?

Los detergentes alcalinos son mezclas químicas específicamente formuladas que consisten en sales alcalinas, agentes humectantes y agentes secuestrantes (quelantes). Deben su detergencia, o capacidad de limpieza, al desplazamiento de contaminantes por materiales tensoactivos y reforzantes alcalinos. 

Estos tipos de limpiadores pueden disolver grasas, aceites y otros depósitos a base de proteínas, y permiten que se enjuaguen fácilmente. La mayoría de las veces, también contienen agentes dispersantes para evitar que se vuelvan a depositar quelantes o suciedad disuelta que pueda atacar las piezas metálicas, lo que provocaría la oxidación de estas.

Reforzantes alcalinos

reforzantes alcalinos

El término “reforzantes alcalinos” cubre un amplio grupo de productos químicos: soda cáustica (NaOH), potasa cáustica (KOH), fosfatos, silicatos y carbonatos. Estos químicos proporcionan la alcalinidad del limpiador. Los productos de alta alcalinidad saponifican grasas y aceites vegetales en jabones solubles. Estas sales alcalinas también neutralizan los contaminantes ácidos y ayudan a dispersar los aceites.

  • Los álcalis cáusticos (KOH, NaOH), el tipo más común de mejoradores de alcalinidad, son altamente alcalinos (pH de 12 a 14). Saponifican las grasas y trabajan con tensoactivos para dispersar los contaminantes. Este tipo de constructor no es seguro para su uso en metales blandos como el aluminio y el zinc.
  • Los silicatos proporcionan alcalinidad media (pH 11 a 12,5) y contribuyen a la detergencia. Inhiben el ataque a los metales blandos, pero se vuelven insolubles a un pH inferior a 10.
  • Los fosfatos tienen valores de alcalinidad ligeramente más bajos (pH 9,5 a 11,5) y proporcionan más detergencia que los otros enumerados arriba. Proporcionan cierta protección para los metales blandos y retienen los iones de agua dura, evitando que interfieran en el proceso de limpieza.
  • Los carbonatos levemente alcalinos (pH 9 a 9,5) se utilizan principalmente para neutralizar contaminantes ácidos. También tamponan soluciones para mantener un rango de pH específico.

Agentes humectantes

Los agentes humectantes (tensoactivos y detergentes sintéticos) ayudan a eliminar los contaminantes al reducir la tensión superficial de la solución, lo que permite que el limpiador se meta debajo del contaminante y lo desplace de la superficie metálica. 

Una vez que el contaminante entra en contacto con la solución, el agente humectante crea una emulsión, evitando que se vuelva a colocar sobre la pieza que se está limpiando. Los tensoactivos crean una emulsión de aceite y agua que se enjuaga fácilmente. 

¿Cuáles son los principios de limpieza?

Independientemente del tipo o categoría, todos los limpiadores eliminan los contaminantes de un sustrato mediante uno o más de los siguientes principios:

  • Acción solvente: Permite que el limpiador disuelva los aceites presentes en la superficie.
  • Saponificación: Convierte químicamente los aceites orgánicos y ácidos grasos en jabones solubles en agua que pueden contribuir a la eficacia de la limpieza.
  • Detergencia: Los agentes tensoactivos reducen la tensión interfacial entre la solución y el contaminante, lo que permite que las soluciones de limpieza penetren mejor y desplacen los contaminantes de la superficie
  • Emulsificación: Los tensoactivos de la solución limpiadora suspenden los contaminantes en la fase acuosa para facilitar el enjuague; y
  • Desfloculación: Dispersa los contaminantes en partículas muy finas que se suspenden en la solución de limpieza. 

También te interesará: ¿Qué es el amonio cuaternario y para qué sirve?

¿Cómo elegir el detergente alcalino correcto?

como elegir detergente alcalino

Para seleccionar un detergente, es importante considerar las superficies que se procesarán para evitar el ataque al sustrato. Esto es particularmente importante en áreas como el aluminio, zinc y otros metales.

Los aceites sencillos que previenen la oxidación y los refrigerantes solubles en agua se eliminan fácilmente con detergentes ligeramente alcalinos a temperaturas moderadas. Por otra parte, las ceras, los inhibidores de óxido de aceite pesado y otros compuestos duraderos para la prevención de la corrosión requieren un producto más agresivo. Normalmente, se necesita un producto altamente alcalino con un buen paquete tensioactivo solubilizante en aceite junto con altas temperaturas.

El detergente también debe ser adecuado para la mecánica del sistema operativo. Aquellos de inmersión normalmente requieren diferentes sistemas de tensoactivos que los limpiadores en aerosol. Además, el uso de quelatos a menudo es necesario para contrarrestar los efectos indeseables de las sales de agua dura.

También se debe considerar la forma concentrada. Los líquidos son fáciles de usar y pueden automatizarse. Los polvos generalmente se agregan manualmente, pero son más rentables para la mayoría de las operaciones.

Enjuague

Una parte importante del proceso de limpieza es la etapa de enjuague. A medida que el sustrato sale de la etapa de limpieza, transporta limpiadores gastados, suciedad emulsionada y otros contaminantes. 

Si el detergente no se enjuaga inmediatamente, estos contaminantes pueden volver a depositarse en la pieza y resultar difíciles de eliminar. El agua caliente puede ayudar a enjuagar; sin embargo, se debe tener cuidado para que el secado no ocurra justo antes del proceso de enjuague. 

El enjuague doble es común, ya sea usando agua desionizada para las partes sin manchas o agregando un inhibidor de corrosión al enjuague final si la oxidación es un problema.

Advertencias

Los detergentes de alto contenido alcalino pueden ser corrosivos y causar deterioros en forma de quemaduras químicas y materiales dañados. Las instrucciones de la etiqueta del fabricante deben seguirse de cerca para evitar estos daños o lesiones. 

La mayoría de los limpiadores de alta alcalinidad requieren áreas bien ventiladas y protección para la piel y los ojos. Los productos que contienen amoníaco o lejía nunca deben mezclarse, porque la reacción química resultante produce cloro gas venenoso.

Si bien los detergentes alcalinos se consideran muy efectivos para eliminar la suciedad, las industrias deben seleccionar el tipo correcto y usar las cantidades adecuadas para garantizar la efectividad.

FatClean

FatClean es un jabón o detergente alcalino desengrasante, que tiene la propiedad de disolver de manera rápida y efectiva las grandes cantidades de grasa que a veces se acumulan como consecuencia de algunos procesos productivos.

Está especialmente diseñado con tensoactivos iónicos y no iónicos que, mezclados con álcalis y estabilizantes de pH, le imparten un gran poder desengrasante y emulsionante, penetrando casi en cualquier tipo de grasa.

Algunos de sus beneficios son:

  • Fácil de usar. Gracias a los tensoactivos con los que fue creado, se puede emplear en agua (no en solventes) para formar soluciones de lavado estable. De esta manera, mantendrás el poder emulsionante y desengrasante.
  • Disuelve los residuos orgánicos de manera rápida y efectiva.
  • Penetra cualquier tipo de grasa.
  • Detergente alcalino industrial.

Si tienes dudas respecto a nuestros productos para cuidar la salud de tus mascotas o mejorar la bioseguridad de tu hogar o empresa, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto. No olvides seguirnos en nuestras redes, para enterarte de más noticias sobre la industria veterinaria.

logo blanco basic farm
Bogotá – Colombia 

Encuéntranos 

Teléfono: +57 (1) 346 1664
                 +57 (1) 346 3003

Nuestras redes sociales

 
Copyright © 2021  Todos los derechos reservados · Laboratorio Veterinario Basic Farm
 
Share This