Dada la situación sanitaria que actualmente está viviendo el planeta, consecuencia de la pandemia ocasionada por el CORONAVIRUS SARS-CoV 2, causante de la enfermedad conocida como COVID-19, y debido a los pronunciamientos que entes gubernamentales como la OMS, la OPS y, en el caso de Colombia, el MINISTERIO DE SALUD Y PROTECCIÓN SOCIAL han manifestado en cuanto a la importancia del autocuidado, el distanciamiento social y la implementación de protocolos de bioseguridad (ver resolución 666 de 2020 min salud), en actividades de rutina tanto en hogares, como espacios públicos y oficinas, es cada vez más común encontrar en el mercado una gran oferta de productos de Limpieza, Higiene y Desinfección con una diversidad de formulaciones  y promesas de valor que pueden distar mucho de la realidad.

Es ya muy frecuente encontrar en tiendas y almacenes de cadena, productos que mencionan su eficacia al 99.99% frente a coronavirus en un tiempo de contacto dado; desinfectantes que se promocionan como seguros para consumo incluso por ingesta; geles y jabones de manos que mencionan ser “amigables con la piel” independientemente de la frecuencia de uso, ocasionando así una sensación de falsa seguridad al consumidor, sus compañeros de trabajo, amigos y familiares.

Es debido a ello que en Basic Farm, pensando en la salud colectiva, y bajo la perspectiva de Consultores Expertos en Bioseguridad, hemos decidido presentar una guía rápida sobre los 8 puntos a tener en cuenta al momento de escoger el desinfectante adecuado frente al coronavirus SARS-CoV2, respondiendo una serie de preguntas que al final, nos orientarán sobre el producto a escoger, con mayor tranquilidad:

Efectividad del desinfectante

Como consumidores, y dada la importancia existente en materia de salud pública del concepto, “yo te cuido, tú me cuidas”, deberíamos preguntarnos si los productos que utilizamos en nuestras actividades diarias de desinfección, cumplen con su propósito o no. Por ello, es preferible realizar dichas actividades utilizando desinfectantes que tengan eficacia demostrada frente al virus SARS-CoV2, ya que, frente a este tipo de virus dado que es muy reciente, no hay muchos desinfectantes evaluados frente a este microrganismo.

De hecho, en el mundo, hay cerca de 81 variantes genéticas diferentes de SARS-CoV2; así, en Colombia, se encuentra la variante 614G, la misma que tiene Europa desde inicios de 2020. Lo anterior indica que este virus tiene una tasa de mutación alta y, por tanto, no todo desinfectante podría funcionar contra la misma variedad en la misma efectividad.

Por fortuna, en Colombia, ya hay instituciones que han realizado pruebas de eficacia antiviral de desinfectantes utilizando la variante que está causando contagio por COVID-19 en nuestras calles; por ello, nuestra responsabilidad como consumidores debería estar orientada hacia el uso de desinfectantes que tengan dicho estudio de eficacia, el cual podemos solicitar a las empresas fabricantes o comercializadoras de dichos productos, si la etiqueta declara dicha efectividad. En caso de no tener dicho estudio, las empresas incurrirían en publicidad engañosa y estarían, por tanto, jugando con la salud de nosotros, los consumidores.

La seguridad (inocuidad) del producto

Todo producto de naturaleza química cuenta con una información que, como consumidores, pocas veces consultamos o solicitamos: La hoja de seguridad (MSDS, por sus siglas en inglés); dicho documento orienta sobre el uso adecuado del producto, con la mayor seguridad posible, evitando así un accidente al usuario al momento de abrirlo, destaparlo, prepararlo, etc.

seguridad inocuidad producto

Los productos desinfectantes, sin excepción alguna, al igual que los detergentes y los geles para manos, también cuentan con dicho documento. Hay desinfectantes que son altamente eficaces, pero su seguridad es muy baja (son altamente tóxicos) y, por tanto, pueden causar lesiones temporales o permanentes a quien los usa: irritaciones, alergias, resequedad, etc. Existen otros que, gracias a su formulación, su uso es más seguro para el consumidor (son menos tóxicos), e igualmente, tienen alta eficacia frente a coronavirus SARS – CoV 2.

Para saber la seguridad de un desinfectante, es posible mirar la Dosis letal 50 (DL50) de dicho producto: así, a mayor DL50, el producto es más seguro. Dicha medición se hace en niveles que van desde 0mg/Kg hasta 5000mg/Kg y se categoriza en 5 niveles, siendo los productos de nivel 5, los más seguros. Actualmente, en el mercado colombiano, hay desinfectantes clasificados en nivel de SEGURIDAD MÁS ALTO (5) con una EFECTIVIDAD DEMOSTRADA frente a SARS – CoV 2 ALTA.

La dosis efectiva del producto

Hay desinfectantes que son bastante efectivos, pero que su preparación debe ser altamente concentrada; ello conlleva a que el costo del desinfectante resulte muy elevado, más aún si su frecuencia de uso es bastante periódica, como lo es actualmente. Por otro lado, hay desinfectantes que son altamente eficaces, aún a bajas concentraciones de uso, lo que favorece, entre otras cosas, la economía de nosotros, los consumidores.

El mercado colombiano encontrará productos altamente eficaces contra SARS-CoV 2, pero que su preparación resulta muy costosa (deben añadir 100mL de desinfectante a 1L de agua, por ejemplo), pero también hay otros que, sin sacrificar eficacia antiviral, tienen un mayor rendimiento (por ejemplo, preparaciones de 10mL de desinfectante a 1L de agua).

También te interesará: Ventajas y diferencias de las generaciones de amonios cuaternarios (QUACS) actuales

El registro INVIMA

Al igual que los medicamentos y los dispositivos médicos, los desinfectantes destinados para uso frente a la prevención por contagio de SARS-CoV2 deben contar con registro sanitario INVIMA. Dicha información se puede revisar en la etiqueta del producto y se puede comprobar su autenticidad, consultando directamente al INVIMA vía telefónica o en página web. Esta información es de consulta pública y nos brinda a los consumidores la tranquilidad de estar usando productos legalmente avalados.

La estabilidad del producto

Hay desinfectantes que pierden su actividad antimicrobiana en un periodo de tiempo muy corto (24 horas); otros tienen una actividad mayor, lo que permite preparar soluciones desinfectantes con una menor frecuencia sin afectar la efectividad de la desinfección realizada o a realizar. Esta información puede solicitarse al fabricante o comercializador del producto de interés, quien deberá brindar dicha información con la veracidad correspondiente. En nuestro país, hay productos que tienen una estabilidad de uso superior a 30 días incluso, siempre y cuando se sigan las indicaciones del fabricante.

La estabilidad frente a condiciones elevadas de temperatura

estabilidad frente condiciones elevadas temperatura

Dadas las actuales circunstancias sanitarias, hoy en día es cada vez mayor, ver en espacios comunes y urbanos personal sanitario aplicando desinfectantes con termonebulizadores, o equipos de desinfección por calor, que permiten aplicar soluciones desinfectantes en espacios abiertos, áreas comunes y locaciones de gran altura.

No obstante, no todo desinfectante es capaz de resistir elevadas temperaturas. Por ello, es importante preguntar al fabricante si el producto a utilizar en desinfección por termonebulización no se desnaturaliza a la temperatura de aplicación por calor, la cual, es por lo general superior a 100°C. Hay varios desinfectantes que presentan estabilidad frente a condiciones elevadas de temperatura, aunque no muchos de éstos, presentan efectividad frente a SARS-CoV 2.

El impacto ambiental que genera el producto

Preocuparse por prácticas amigables con el medio ambiente es una premisa que día a día cobra mayor importancia, y con justa razón. Este planeta es nuestro hogar. Por ello, si podemos realizar actividades de limpieza y desinfección utilizando productos amigables con el ambiente (biodegradables), mucho mejor. No todo detergente, ni desinfectante puede certificar su biodegradabilidad. Dicha certificación, de igual forma es posible, al igual que los documentos anteriormente mencionados, ser solicitados al fabricante o comercializador del producto de interés.

El impacto que genera el producto en las superficies de aplicación

Los desinfectantes, al igual que los detergentes y demás productos utilizados en protocolos de Bioseguridad, pueden deteriorar la vida útil de las superficies en las cuales son aplicados, sobre todo si la frecuencia de uso es elevada, lo cual por esta época seguramente es así. Sin embargo, hay soluciones desinfectantes que cuentan con estudios de corrosividad que permiten demostrar si un producto deteriora en mayor o menor medida las superficies de aplicación, en especial aquellas diferentes a acero inoxidable, que son muy poco comunes en espacios domésticos, oficinas y áreas comunes. Como consumidores, dicha información igualmente la podemos solicitar, máxime si nuestro interés es prolongar la vida útil de nuestros bienes.

En resumen, en nuestra responsabilidad de decisión y uso de productos desinfectantes como usuarios frente a nuestros seres queridos, compañeros de trabajo, familiares y nosotros mismos, y teniendo presente que cada uno de nosotros influye en la salud pública colectiva y nacional, antes de tomar la decisión de compra de un producto desinfectante, deberíamos informarnos sobre él, solicitando la información más relevante posible, siendo la más destacable:

  1. Informe de eficacia frente a SARS-CoV 2
  2. Registro INVIMA,
  3. Toxicidad (seguridad) del producto
  4. Dosis de uso efectiva.

A fin de cuentas, si los productos de Limpieza y Desinfección cada vez más se están considerando de compra frecuente por nosotros los consumidores, por efecto de las circunstancias actuales, ¿No es mejor utilizar productos eficaces, que ofrezcan seguridad a bajo costo, en vez de productos que nos ofrezcan una falsa sensación de seguridad?

Así mismo, es importante tener en cuenta La importancia de la Limpieza. Hasta el momento se ha establecido que, el camino más común de contagio con SARS-CoV 2, son las gotículas liberadas por una persona infectada, que pueden depositarse en superficies diversas: mesas, celulares, apoyabrazos, tablets, teclados de computadores, perillas, pasamanos, etc. Dichas superficies como ya es muy conocido, deberían ser limpiadas y desinfectadas con la mayor frecuencia posible.

Sin embargo, hay que tener presente que, la limpieza es una actividad diseñada para eliminar la mayor cantidad de suciedad presente en una superficie, mientras que la desinfección, es una actividad enfocada para eliminar los microorganismos presentes en una superficie contaminada, esté “visualmente limpia” o no. Es por ello que, previo a la desinfección, realizar una actividad adecuada de limpieza mejora la eficacia de la desinfección y por lo tanto, reduce la posibilidad que dicha superficie esté contaminada con el coronavirus SARS-CoV2.

Si tienes dudas respecto a nuestros productos para mejorar la inocuidad y bioseguridad de tu hogar o empresa, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto. No olvides seguirnos en nuestras redes, para enterarte de más noticias sobre estos sectores.

logo blanco basic farm
Bogotá – Colombia 
Bogotá – Colombia 

Encuéntranos 

Teléfono: +57 (1) 346 1664
                 +57 (1) 346 3003

Nuestras redes sociales

 
Copyright © 2020  Todos los derechos reservados · Laboratorio Veterinario Basic Farm
 
Share This