La bacteria Escherichia coli (E. coli) es un tipo de bacteria que se encuentra en el intestino delgado de los humanos, perros y otros mamíferos. Por lo general, es benigna, pero los síntomas pueden aparecer si la concentración de la bacteria es demasiado alta.

Muchos animales y mascotas pueden infectarse con E. coli de una manera similar a la que las personas, es decir, al comer o beber alimentos o agua contaminados. ¿Estás interesado en el cuidado de mascotas? Para saber más sobre este tema, en el siguiente artículo de Basic Farm, compartiremos contigo todo lo que necesitas saber sobre los síntomas, las causas y los tratamientos para la E. coli en mascotas.

Causas de una infección por E. coli en mascotascausas infeccion ecoli mascotas

Los síntomas de esta bacteria pueden ser graves en los caninos si no se tratan y pueden llegar a provocar una intoxicación de la sangre o conllevar a otras enfermedades. Afecta principalmente a cachorros muy jóvenes, pero se puede encontrar en animales de cualquier edad. 

En los animales recién nacidos, puede producirse una intoxicación de la sangre y una insuficiencia orgánica. En estos casos, el frío, la debilidad y la diarrea frecuente son síntomas comunes, y debes consultar a tu veterinario de inmediato. Aunque la bacteria es generalmente benigna, puede afectarlos en gran medida, especialmente a aquellos que están privados de nutrientes esenciales como el calostro de la leche materna. 

En los animales de cualquier edad, estos pueden experimentar los siguientes síntomas por una infección por E. coli:

  • Diarrea
  • Vómito
  • Falta de apetito
  • Deshidratación
  • Depresión
  • Debilidad o letargo
  • Frecuencia cardíaca rápida
  • Piel fría o temperatura corporal baja
  • Color azulado en las encías, fosas nasales, oídos, labios o ano debido a la falta de oxigenación en los glóbulos rojos.

En las mascotas ancianas, pueden ocurrir otras complicaciones como lo son las infecciones de vejiga, de las glándulas mamarias, del útero o de los riñones. En cualquiera de los casos, deberás visitar a un médico veterinario lo antes posible.

Diagnóstico 

Es más probable que E. coli afecte a animales debilitados, mascotas muy jóvenes o muy viejas, desnutridas o inmunodeprimidas. Pero como ocurre con todas las infecciones bacterianas, el diagnóstico no se puede confirmar solo con un examen físico. 

El diagnóstico requiere que tu veterinario realice una prueba de cultivo en muestras de sangre u orina, donde las bacterias se cultivan en una placa de cultivo para identificarlas.

También te interesará: ¿Cuál es la diferencia entre los prebióticos y probióticos para perros?

Tratamiento

La mayoría de los perros, especialmente los cachorros, necesitarán hospitalización para el tratamiento de una infección por E. coli. Es probable que el tratamiento incluya líquidos por vía intravenosa para restaurar los líquidos y electrolitos perdidos a través de la diarrea. Incluso, el veterinario puede administrar glucosa para tratar los síntomas de la diarrea.

De igual forma, también se puede administrar antibióticos como ceftiofur, cefalexina y cefpodoxima para tratar la infección bacteriana. Debido a que los cachorros no tienen un sistema inmunológico completamente desarrollado, corren un peligro extremo.

A menudo, el tratamiento no tiene éxito y los cachorros no tratados tienen una tasa de mortalidad muy alta. Por eso, es importante tratar la afección de manera temprana y agresiva, lo que puede mejorar las posibilidades de supervivencia de un cachorro.

Consejos de prevención

consejos prevencion

Como no existe un tratamiento específico actual para curar E. coli, la prevención es la mejor defensa. Las medidas higiénicas son el método más confiable para prevenir infecciones:

  • Practica buenas técnicas de manipulación al preparar alimentos. Por ejemplo, cocina bien toda la carne antes de dársela a tu perro.
  • Aplica una buena higiene, incluyendo el lavado de manos frecuente y minucioso.
  • Evita beber agua de fuentes potencialmente contaminadas.
  • Ten cuidado con los productos lácteos no pasteurizados. 
  • Lava bien todas las frutas y verduras antes de dárselas a tus mascotas.

Asimismo, para proteger a nuestras mascotas, presta atención a cualquier retiro de productos y noticias sobre E. coli. Es importante estar al tanto de la información dietética, ya que existe la preocupación de que alimentar a tu mascota con una dieta cruda (BARF) pueda resultar en un mayor riesgo de transmitir E. coli a través de las heces. 

Especialmente en la cría de perros, considera reemplazar una dieta cruda con una rica en vitaminas, minerales y aceites suplementados. Incluso, si deseas seguir con la dieta BARF, asegúrate de que los alimentos hayan sido correctamente congelados.

Si tienes dudas respecto a nuestros productos del cuidado de mascotas, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto. No olvides seguirnos en nuestras redes para enterarte de más noticias sobre el mundo animal.

logo blanco basic farm
Bogotá – Colombia 
Bogotá – Colombia 

Encuéntranos 

Teléfono: +57 (1) 346 1664
                 +57 (1) 346 3003

Nuestras redes sociales

 
Copyright © 2020  Todos los derechos reservados · Laboratorio Veterinario Basic Farm
 
Share This