Los desinfectantes son productos de bioseguridad muy importantes, ya que ayudan a mantener las instalaciones y las personas en ellas sanas y seguras. Cuando se usan según las instrucciones, los desinfectantes sirven para prevenir la propagación de distintas enfermedades infecciosas, así como bacterias y otros posibles patógenos. Sin embargo, si se aplican incorrectamente, resultan totalmente ineficaces.

Entonces, ¿cómo evitar crear un desastre al usar un desinfectante? En el siguiente artículo de Basic Farm, te presentaremos 10 consejos sobre cómo usar y aplicar los desinfectantes correctamente para proteger la salud de todas las personas.

Usa fibra

Los paños de limpieza fabricados con microfibras sintéticas son más eficaces que los que son fabricados con fibras de base natural debido a su resistencia a la “unión del quat”. ¿A qué nos referimos con esto? El fenómeno de quat de unión se produce cuando el ingrediente activo (cloruro de amonio cuaternario) del desinfectante se siente atraído por y se absorbe en los tejidos de una tela.

La ciencia detrás de cómo sucede esto es simple: los quats son iones cargados positivamente y el algodón y otros textiles naturales tienen carga negativa; lo positivo atrae lo negativo. Es por ello que es mejor optar por microfibra sobre el algodón cuando apliques desinfectantes a base de quat para que no se absorban.

Aplica soluciones limpias

Por ejemplo, agregar desinfectante en un balde y remojar tu trapeador cada vez que necesites puede terminar contaminando el producto cada vez más. Si la solución no se cambia con suficiente frecuencia, puedes terminar simplemente volviendo a esparcir bacterias, otros contaminantes (y suciedad) sobre los pisos. 

Por ejemplo, las prácticas de limpieza y mantenimiento en entornos de atención médica recomiendan cambiar el agua del trapeador cada 2-3 habitaciones. Al usar trapeadores de microfibra como se recomienda en el consejo anterior, el cabezal del trapeador debe reemplazarse después de cada habitación y nunca volver a colocarlo en la solución desinfectante. Esto ayudará a garantizar la integridad del desinfectante y evita la contaminación cruzada.

No te olvides de los puntos calientes

no te olvides puntos calientes

En las condiciones adecuadas, las bacterias pueden duplicar su número en tan solo 20 minutos. Las superficies con “puntos calientes” son las que se tocan con frecuencia (pomos de puertas, interruptores de luz, botones de ascensores, pasamanos) y estas acumulan gérmenes más rápidamente y deben desinfectarse con más frecuencia. 

Las superficies de los baños también deben pasar por un proceso de desinfección y limpieza regularmente. Recuerda que las manijas del inodoro y del grifo son refugios para los microorganismos. Tampoco descuides superficies menos obvias como los dispensadores de papel higiénico, soportes de papel higiénico, botes de basura y secadores de manos.

También te interesará: Conoce los 4 niveles de bioseguridad en los laboratorios

Limpia primero la suciedad

Quita la suciedad visible de la superficie para poder luego recién aplicar el desinfectante de acuerdo con las instrucciones de la etiqueta. Si no lo haces, es probable que la suciedad orgánica, el polvo, la suciedad inorgánica y otros, interfieran en la tarea de desinfección, lo cual provocará que el producto no sea tan eficaz como debería de serlo.

Revisa la etiqueta

Antes de aplicar desinfectantes, lee la etiqueta para asegurarte de que las bacterias, los virus y otros microorganismos específicos que deseas erradicar estén enumerados en ella. Las etiquetas de los productos químicos contienen información valiosa que te indicarán esto y muchas otras cosas, incluidas las pautas para el uso adecuado, las instrucciones de primeros auxilios y las advertencias de peligro. Por ejemplo, si quieres estar seguro de que estás desinfectando contra el coronavirus, debes ver si aparece en la etiqueta o no y de ser posible confirmar si fue realizado el ensayo de actividad antiviral.

El tiempo está de tu lado

Los desinfectantes tienen “tiempos de permanencia” enumerados en su etiqueta, lo que indica cuánto tiempo deben permanecer en una superficie para matar varios patógenos. El desinfectante DEBE estar húmedo sobre la superficie durante el tiempo de contacto para que sea efectivo. Nuevamente, consulta las instrucciones de la etiqueta. 

Concéntrate en la proporción correcta

Los desinfectantes que vienen en forma concentrada deben diluirse exactamente en la proporción indicada en la etiqueta. Cualquier adición de más o menos agua significa un desastre desinfectante y en una menor eficacia.

No mezcles

NUNCA pero nunca mezcles desinfectantes y limpiadores u otros químicos. Mezclar un desinfectante con cualquier otro producto cambiará completamente sus propiedades y ya no será efectivo o incluso podría generar sustancias nocivas para tu salud.

Ten cuidado con el agua dura

Si te encuentras en un área con agua dura, revisa las etiquetas de los desinfectantes concentrados para verificar la tolerancia al agua dura y así garantizar de que seguirán siendo efectivos cuando se diluyan. Muchos desinfectantes son dependientes del pH del agua con la cual son preparados. Es una información crítica que se debe verificar previo a su preparación.

Elige sabiamente

elige sabiamente

Ten en cuenta las siguientes consideraciones al evaluar tus opciones:

  • Efectividad: ¿El desinfectante elimina los microorganismos y patógenos que son de mayor preocupación en tu hogar o instalación?
  • Tiempo de permanencia: ¿Con qué rapidez un producto desinfectante mata un patógeno específico? ¿El producto mantiene las superficies visiblemente húmedas para cumplir con el tiempo de contacto establecido?
  • Seguridad: ¿El producto es seguro para las personas y para las superficies a las que se aplica?
  • Facilidad de uso: ¿Los pasos necesarios para utilizar un desinfectante determinado son prácticos para tu hogar o instalación?

Desde elegir el producto adecuado para cada aplicación hasta saber cuándo y cómo aplicarlo, el uso de desinfectantes es un asunto serio. Si no tomas decisiones informadas, ignoras las instrucciones del producto o aplicas desinfectantes incorrectamente estarás poniendo en riesgo la seguridad de muchas personas.

Cuando evalúes cuidadosamente tus necesidades de limpieza y desinfección y te eduques sobre cómo usarlas correctamente, podrás evitar una crisis y garantizarán el éxito sanitario.

Si tienes dudas respecto a nuestros productos para mejorar la inocuidad y bioseguridad de tu hogar o empresa, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto. No olvides seguirnos en nuestras redes, para enterarte de más noticias sobre estos sectores.

logo blanco basic farm
Bogotá – Colombia 

Encuéntranos 

Teléfono: +57 (1) 346 1664
                 +57 (1) 346 3003

Nuestras redes sociales

 
Copyright © 2021  Todos los derechos reservados · Laboratorio Veterinario Basic Farm
 
Share This