Los perros son naturalmente curiosos, físicos y exuberantes y aunque nos encanta esto de ellos, estas características también pueden provocar lesiones involuntarias que pueden abarcar desde heridas leves hasta muy graves y potencialmente mortales, las cuales podrás tratarlas desde tu vivienda con los medicamentos para mascotas correctos (en caso sean leves) o al visitar a un veterinario.

¿Pero cómo saber las diferencias entre una lesión leve y una grave? ¿Cuándo deberías ir a un veterinario y cuándo puedes tratar tú mismo una en casa? En el siguiente artículo de Basic Farm, te mencionaremos algunos pasos sobre cómo tratar las heridas en perros y las consideraciones que deberías de conocer antes de hacerlo.

1. Ten en cuenta que las heridas son dolorosas

Aunque es posible que tu perro nunca te haya mordido antes, las heridas delicadas pueden hacer que incluso el perro más dócil y dulce te muerda. Siempre que manipules a una mascota herida, asegúrate de que alguien sujete a tu perro adecuadamente mientras examinas la lesión.

2. Todas las heridas por mordedura deben ser evaluadas por un veterinario

todas heridas perro deben evualuadas veterinario

Si tu perro se pelea con otro perro, gato o animal salvaje, necesitará atención inmediata con un veterinario. Esto se debe a muchas razones:

  • En la boca de las mascotas, existen muchas bacterias que, al morder, pueden alojarse en las heridas, incluso si solo se trata de un pequeño mordisco. Los antibióticos generalmente suelen recetarse cada vez que un perro es mordido por otro animal.
  • Tu perro podría necesitar un refuerzo contra la rabia, especialmente si fue mordido por un perro o gato callejero.
  • Aunque las heridas externas pueden no verse severas, puede haber un trauma subyacente en los músculos y otros tejidos (particularmente en el caso de que un perro más pequeño sea agarrado y sacudido). Tu mascota puede tener incluso una hemorragia interna.

También te interesará: Cómo limpiar las patas de tu perro para una mejor salud.

3. Cualquier punción debido a una fuente desconocida debe tratarse por un veterinario

Las heridas punzantes pueden representar varios tipos de lesiones, incluidas las heridas de bala, las mordeduras de otros animales o la penetración de cuerpos extraños. No es raro que un palo u otro objeto afilado penetre en una herida y se aloje dentro de ella.

Aunque la lesión puede parecer pequeña desde el exterior, el material atrapado en la herida puede provocar retraso o falta de curación, infección localizada y/o tétano.

4. Un veterinario debe tratar cualquier herida que sea grande, esté en el pecho o el abdomen, esté contaminada o tenga bordes dentados

Es difícil o imposible limpiar profundamente una herida en casa sin arriesgarse a lastimarse o empeorarla. Es importante tener en cuenta que las heridas en el cuerpo (tórax o abdomen) pueden ser más graves de lo que parecen inicialmente y un veterinario debe tratarlas siempre, mientras que las heridas pequeñas y superficiales en la cara (lejos de los ojos) y en las extremidades pueden ser tratadas en el hogar.

5. Evita usar alcohol en las heridas

No trates las heridas con alcohol, ya que el ardor repentina y agudo puede provocar que un perro de buen comportamiento empiece a morder. En su lugar, utiliza alguna solución antiséptica para mascotas para no causar irritación y desinfectar las lesiones.

Cómo limpiar una herida

Si la herida es pequeña y menor (menos de dos centímetros y con bordes limpios), deberás hacer lo siguiente:

  • Limpia suavemente con una toalla húmeda tibia y aplica una antiséptico y antibiótico en la herida.
  • Si tu mascota lame la herida, ponle un collar isabelino (también conocido como cono) o una alternativa de cono para prevenir que se lastime. También puedes envolver ligeramente la herida con una gasa.
  • Para el siguiente paso, sería ideal que lo realice un médico veterinario. En caso no puedas acudir  uno en ese momento, es imperativo que tengas cuidado al cubrir y vendar la herida. Para hacer un vendaje seguro, debes usar tres capas. Comienza con un apósito estéril sobre la herida. Sobre eso, puede colocar dos o tres capas de gasa de algodón. La última capa debe ser un vendaje no masticable para mascotas.
  • Antes el vendaje final, desenrolla la envoltura elástica para eliminar parte de la tensión y estírala un poco. Esto ayudará a prevenir una aplicación demasiado apretada lo cual podría afectar la circulación del lugar de la herida. Coloca dos o tres capas de este vendaje sobre el algodón.
  • Debes poder insertar dos dedos debajo de todos los bordes del vendaje. Si no puedes, debes retirar el vendaje y volver a envolver la herida.

Los vendajes demasiado apretados pueden provocar una disminución del flujo sanguíneo hacia la extremidad inferior, así como una disminución del flujo sanguíneo hacia la propia herida, retrasando la curación. También es imperativo que las heridas reciban oxígeno para sanar. Por ello, cambia el vendaje cada 12 a 24 horas. Si la herida parece estar sanando bien después de 72 horas, puede retirar el vendaje por completo.

Cualquier herida, ya sea que la estés tratando tú mismo o tu veterinario, debe controlarse para detectar cambios repentinos. Lo ideal es que asistas con tu mascota al médico veterinario y él revise, si es necesario o no, este vendaje. 

Ten en cuenta que el enrojecimiento agudo, la hinchazón o las secreciones espesas o malolientes merecen una visita inmediata al veterinario.

¿Tu perro se lame sus heridas?

perro lame heridas

Las heridas pasan por varias fases de curación y cada una de ellas puede hacer que tu perro sienta una variedad de sensaciones o molestias. Estos pueden incluir picazón, ardor y dolor mientras la piel sana.

Los perros lamen o mastican con frecuencia las heridas en un esfuerzo por aliviar estos malestares, pero toda la humedad de la saliva y la presión de sus lenguas pueden aumentar el daño a las heridas mismas (especialmente si hay puntos de sutura o grapas presentes) y provocar una infección.

Si tu perro intenta lamer su herida, es importante usar un collar isabelino o algún producto alternativo para evitar que infecte o empeore aún más el área. Los conos pueden ser voluminosos y molestos para tu perro, y aunque la mayoría se adaptará a usar uno con relativa rapidez, existen muchas opciones más livianas y/o más cómodas.

Sea cual sea el producto que uses, sé paciente y cuida mucho a tu perro hasta que la herida se cure y/o tu mascota ya no le preste atención.

Más vale prevenir que lamentar

Es importante recordar que, en caso de duda, todas las heridas menos las más superficiales deben ser evaluadas por un veterinario. Las heridas pueden parecer engañosamente leves, ocultando un trauma tisular grave debajo.

Con suerte, tu visita al veterinario será una evaluación rápida para una limpieza y recibir una receta de algunos. Sin embargo, si no es así, cuanto antes se evalúe una herida, mayores serán las posibilidades de curación y recuperación de tu mascota.

Si tienes dudas respecto a nuestros productos del cuidado de mascotas, comunícate con nosotros a través de nuestro formulario de contacto. No olvides seguirnos en nuestras redes para enterarte de más noticias sobre el mundo animal.

logo blanco basic farm
Bogotá – Colombia 

Encuéntranos 

Dirección: Calle 59 # 16 – 24
Teléfono: +57 (1) 346 1664
 
Copyright © 2019  Todos los derechos reservados · Basic Farm
 
Share This