Aunque es una práctica casi tradicional entre los amos de estas mascotas, su uso tiene consecuencias en los felinos. Conocer sus características físicas te ayudará a tomar una decisión.

Uno de los órganos primordiales de los gatos es el oído, ya que es el principal responsable de las habilidades que los caracterizan. Respecto de otros animales, su sentido de la audición se encuentra en un desarrollo superior.

Las orejas como órgano receptor

Se encuentran constituidas por el cartílago, que es el encargado de recolectar las ondas de sonido. Su anatomía es generalmente erguida y flexible, además de tener la facultad de direccionarse, debido a que en su pabellón auditivo posee más de 30 músculos, que además les permiten mover cada oreja con independencia.

Estas características permiten que nuestros gatos puedan recibir los sonidos con bastante claridad y detalle. En ocasiones podemos observar que a pesar de su ubicación en el espacio, al escuchar un mínimo sonido, giran sus orejas como si fueran satélites en dirección a la fuente para percibir mejor el sonido y para mejorar su agudeza auditiva, restringen totalmente su movimiento, con el fin de disminuir la interferencia y reducir los demás sonidos en el ambiente.

Generalmente las orejas son anchas en su base y de forma aguda en su parte superior, lo que hace de estas un excepcional receptor. Por ende la audición de nuestros gatos depende en gran medida de la oreja, ya que estas reaccionan rápidamente frente a los sonidos que la envuelven estimulando el nervio auditivo, que a su vez lo transmiten al cerebro.

Estructura interna del oído gatuno

El nervio auditivo tiene más o menos 40.000 fibras cocleares nerviosas, lo que hace posible que nuestros gatos perciban sonidos en un rango más amplio. El oído interno es responsable del sentido altamente desarrollado del equilibrio, que permite que el gato se mueva con mucha solvencia; le permite saltar, caer de pie y moverse con gran agilidad.

Esto se produce gracias a tres conductos semicirculares en el oído interno, con vellosidades en sus paredes, que detectan la posición del fluido y partículas de calcio que llenan los conductos, dispuestos en ángulos diferentes.

Cómo perciben el sonido los gatos

Su audición abarca frecuencias de hasta 60 kilohertz (kHz), mientras que los perros escuchan frecuencias entre 15 y 35 kHz y nosotros, entre 15 y 20 kHz. Por esto, los gatos perciben sonidos ultrasónicos y un ejemplo clásico de esto son los chillidos de los roedores.

Entonces, ¿son buenos o malos los cascabeles?

Existen bastantes posiciones entre lo bueno y lo malo que es poner collares con cascabeles a nuestros gatos. Revisémoslos a continuación-

Lo bueno

Quienes defienden el uso del cascabel en el collar, afirman que sirve para localizar a sus gatos. Otro punto positivo es avisar a las posibles presas (ratones y pájaros) la ubicación del gato, debido a que se evita la caza de estos animales y se garantiza la dieta de concentrado, reduciendo las consecuencias para su salud.

Lo malo

La primera desventaja del uso del cascabel es el ruido. Debido a que es repetitivo, hace que este estimulo continuo perjudique la salud del gato, haciendo que pierda agudeza auditiva o incluso sordera en caso de que este cascabel sea grande.

Por otro lado conocedores y profesionales afirman que el cascabel puede alterar el estado anímico del gato, ya que estos animales se asustan fácilmente con los ruidos y este será un perturbador de la naturaleza propia de tranquilidad y sigilo, causándoles un estrés crónico.

En conclusión

Es importante saber que tanto el collar como el cascabel son incómodos para nuestros gatos; es normal verlos intentando quitárselos de cualquier manera, incluso mordiéndolos para evitar su sonido.

Si eres un defensor de los cascabeles, es posible que regules su uso, mediante cortos periodos y con la finalidad de no afectar su agudeza auditiva. Incluso puedes reemplazarlo con juguetes que los incluyan, para que tu mascota los asocie con diversión y causen menos resistencia.

Recuerda que nuestros gatos son mascotas muy independientes y por naturaleza son sigilosos y tranquilos. Por ello, debes analizar tanto los datos científicos, como la personalidad de tu gato, para decidir lo mejor y pensando en su bienestar.

 

                                                                                                                                                                                                     Energía Creativa

Julian Rubiano

Share This